Be water, my friend

El motivo del título de esta entrada viene porque hace unos días tuve dos experiencias que me han enseñado mucho más que lo que muchos libros pueden enseñarme y es que tuve la suerte de conocer a personas comprometidas con su trabajo, con las personas de su alrededor y sobre todo con enseñar todo lo que saben y de la mejor forma posible a los niños.

La primera de ellas fue la charla que nos dio una maestra de infantil en la que nos habló de lo importante que es la socialización en estas clases, el continuo contacto con los padres y familiares de los niños y con el resto del profesorado y lo necesario que es innovar. Esta maestra trajo algunos de los proyectos desarrollados en su aula y estuvo dándonos consejos sobre cómo llevar una clase, actividades que realizar con los niños y nos mostró que teniendo constancia, confiando en tus capacidades y esforzándote al máximo puedes llegar a conseguir tus objetivos. Esta docente hablaba con orgullo de los trabajos de sus alumnos, había desarrollado distintas técnicas para crear rutinas divertidas con ellos y recalcaba la importancia de preparar las clases y buscar nuevas formas de hacer que los niños aprendan, pero siendo el maestro un guía, dejando que las riendas de su aprendizaje las lleven los niños, y con esto no me refiero a que hagan lo que quieran sino a que el maestro debe enfocar su trabajo a que haya una buena relación entre sus alumnos y con él/ella para que haya una predisposición al aprendizaje y la investigación de cosas que les parecen interesantes, para que los niños muestren sus inquietudes sin miedo alguno y entre todos se ponga solución. Así es como debe trabajar una clase de infantil.

La siguiente experiencia fue la visita que hicimos a una comunidad de aprendizaje. El colegio “San Juan de Ávila” de Castellar de Santiago tiene un objetivo, que todas las partes implicadas en la educación (docentes, padres y alumnos) formen parte de ella y realmente lo lleva a cabo. En este colegio los padres realizan reuniones periódicas con la dirección  para añadir mejoras o solucionar problemas al igual que los alumnos, que eligen un delegado para transmitir las mejoras y problemas que han tenido durante la semana para  que de esta manera todos sepan cómo está funcionando en cada momento el colegio. Un día a la semana se realizan grupos interactivos, que consisten en dividir la clase en grupos y trabajar cada grupo unas fichas de una asignatura determinada con la supervisión de un voluntario (un padre, una madre,… sirve cualquiera) que evaluará la forma de trabajar en grupo, no es necesario que tenga conocimientos sobre el tema porque el objetivo de estos grupos interactivos es que sean los propios compañeros los que se ayuden entre sí, la presencia de estos voluntarios sirve de ayuda en la supervisión del alumnado y permite al profesor de la clase resolver dudas que hayan podido existir en las explicaciones de esa semana. También se crean tertulias dialógicas en las que la clase escoge un libro y cada semana se leen un capítulo y lo comentan. Aunque parezca mentira los niños escogen ser voluntarios y hablar delante de todos sobre lo que les ha parecido, reflexiones que hayan hecho y demás. Estas sesiones son guiadas por un niño que hará de modelador y también participarán los padres y  el profesor de la misma manera que el resto de niños. Otra actividad que incluía este colegio era  las personas libro, una iniciativa basada en la idea que Ray Bradbury en su libro Fahrenheit 451 plasmó de que cada vez que alguien hace suyo el texto de un libro y lo comparte con los demás es un premio que estos reciben porque puede abrir nuevas fronteras y modos de vida que desconocían, un libro puede hacer un mundo y actualmente no se tiene en cuenta el papel tan importante que juega la lectura y la cultura por lo que a partir de este proyecto se pretende inculcar a los niños la importancia de ello. Esta actividad  consiste en que el alumnado puede recitar una parte de un libro (cualquiera que les parezca interesante) a toda la clase, acompañando su explicación con la entonación y los gestos debidos y es asombroso  ver la capacidad del alumnado  para meterse tan de lleno en su explicación y la rapidez lectora que adquieren gracias a estos métodos que sin duda además de acercarles más a la cultura les ayudarán en futuras exposiciones y a expresarse ante el resto de personas, haciéndoles perder el miedo escénico. Las TICs allí se usan constantemente y utilizan muy bien los recursos de los que disponen, es una utopía que espero pronto se extienda al resto de colegios.

Estas experiencias me han hecho ver las cosas muy diferentes a como nos las están poniendo, porque en general la educación está mal pero poniendo de nuestra parte como han hecho en el colegio y como hace la maestra de infantil los niños pueden ir a clase motivados, podemos pasar momentos realmente enriquecedores por ambas partes y mostrar que si elegimos ser educadores es porque realmente nos importa formar a personas para que en un futuro tengan capacidad de elección, sean libres, respetuosos y continúen teniendo esas ansias de comerse el mundo que tienen cuando entran al colegio, pero esta labor será aún más provechosa si contamos con la participación de los padres, que al conocer nuestras técnicas y ayudar en algunas actividades en el colegio conocen como funciona y pueden ponerse en la piel del educador, haciendo que este pueda hacer un seguimiento más exhaustivo de su alumnado porque está en constante comunicación con su entorno fuera del aula.

Mi intención al subir esta entrada es mostrar que el refrán que dice que “del dicho al hecho hay un trecho” puede cambiarse y las personas que hemos conocido estos días atrás son un claro ejemplo de ello porque si se quiere se puede crear una comunidad perfecta en la que los niños desarrollen todas sus capacidades, que esté libre de exclusión y en la que todo el mundo trabaja a destajo por mejorar todo lo que sea posible la educación. Bajo mi punto de vista el profesorado debe ser como el agua y adaptarse a todos los contextos en los que está y estas personas lo han hecho y han conseguido elevar la educación a su máximo exponente y creo que es algo digno de admiración. Por ellos y por el resto de educadores que se reciclan y se esfuerzan día a día en mejorar sus clases merece la pena pensar que una educación de calidad es posible y luchar porque se cumpla.

El futuro es de quien lo quiera

Hoy voy a dedicar un hueco en el blog a hablar de la importancia la educación pública, una educación que acoge a todos los ciudadanos y permite que las personas “nazcamos donde nazcamos podamos ser lo que queramos” porque la educación es un derecho de todos los ciudadanos, la educación nos hace libres y capaces de tomar nuestras propias decisiones y por ello es necesario que tengamos en cuenta la labor que la escuela está realizando. En los colegios se está formando el futuro de nuestra sociedad, estas personas son el relevo y es necesario que les tengamos en cuenta e intentemos darles la mejor educación posible ya que el mejor legado que se puede dejar a una persona es una buena educación que le permita ser una persona capaz de superar todos los retos que se proponga, que respete a los demás, que luche por lo que desea, que tenga capacidad crítica,… y conseguir esto solo es posible si creemos en la profesionalidad de la educación, de la que forman parte no solo los docentes y demás personas que trabajar para la educación sino todos, es necesario cambiar el chip, confiar en que las cosas van a cambiar a mejor y hacer algo para remediarlo.Imagen

VIDEOJUEGOS ¿SÍ O NO?

Al hilo del tema que vengo tratando desde que comencé el blog y de haber leído el texto: “Dejad que se acerquen a las pantallas… ¿O no?”,hoy vengo a hablar de los videojuegos ya que ha generado una gran controversia en educación la utilización o no de estos aparatos electrónicos.

Es cierto que los jóvenes pasamos mucho tiempo delante de los aparatos electrónicos, lo cual no implica que estemos utilizando ese tiempo para no hacer nada, porque la utilización tanto de ordenadores como de videojuegos también afianza algunas habilidades cerebrales muy necesarias como por ejemplo la creatividad, una espina clavada en la educación, pues a medida que pasan los años los alumnos van perdiendo creatividad cayendo en el hastío y la monotonía y mientras que la educación no encuentra solución parece que mediante los videojuegos si que se consigue mantener estos niveles de ingenio o por lo menos les permite evadirse de la realidad cotidiana a mundos distintos en los que descubrir nuevas aventuras y plantearse distintas maneras de afrontar nuevos retos, así lo afirma Punset en su artículo: “¿Son útiles los videojuegos en la educación?”.

Tampoco hemos de olvidar que hay juegos más educativos que otros y que tampoco se debe estar delante de un videojuego en exceso, pero eso es como todo y la mejor manera de saber auto controlarse es que desde pequeños se nos haya acercado a este “mundillo” por medio de la escuela o de la familia para saber sacarle el mejor partido a estos recursos.

Un buen ejemplo de que no todos los videojuegos son nocivos es el de Profesor Layton, de Nintendo, que ha sido puesto a prueba por  Roberto Colom, catedrático de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid, y María Ángeles Quiroga, profesora de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, quienes han llevado a cabo un estudio para entender de qué forma se producen cambios cerebrales tras resolver los rompecabezas del juego.

Los videojuegos de misterio son una forma de fomentar nuestra curiosidad porque en cada partida tienes un reto y al superarlo puedes pasar al siguiente nivel de dificultad y recibir una información que te permitirá estar más cerca de solucionar el enigma que esconde el juego. Y yo me pregunto ¿no es la adquisición de conocimientos algo parecido? A medida que vamos adquiriendo conocimientos vamos solucionando preguntas que nos surgían y esto nos permite saber más y descifrar más cuestiones que se nos habían quedado en el aire, por lo tanto ¿No sería un buen método de adquisición de conocimientos la aplicación de videojuegos? Ahora los alumnos se encuentran en la era digital y sus cerebros se han acostumbrado a captar ideas en imágenes, lo cual hace que procesar la información se produzca de forma más rápida, pero con los métodos rudimentarios utilizados en el colegio lo único que hacemos es que se aburran más porque el ritmo es lento y no se amenizan las clases.

Es cierto que algunos profesores están intentando virtualizar sus asignaturas, pero con eso no basta, hay que saber de qué manera acercarlas al alumnado para que no deje de ser el aburrido método de antaño con algún vídeo que otro, como ocurre con las pizarras digitales, que incorporan tecnología pero la metodología no cambia por lo que el fracaso sigue siendo el mismo.

¡Maestros y maestras del siglo XXI es hora de ponernos manos a la obra y trabajar junto con las TICs por una educación mejor!